Con la suerte del afortunado.

Atlético Nacional ha tenido un año para el olvido, bueno, hasta el momento, porque tiene la oportunidad de ganar la Copa Águila y asegurar el cupo a Copa Libertadores, y para rematar, a pesar de su irregular actuar en la Liga tiene todo servido para clasificar, enfrentará a un clasificado Equidad que no arriesgará mucho para evitar lesiones y en la última fecha visitará al descendido Leones quien presenta un rendimiento del 15%.

Mejor dicho, al alumno maqueta le quedan dos trabajos por entregar para ingresar a los cuadrangulares finales, uno es decir la tabla del 2 y la última prueba es la tabla del 1. Ojalá no se confíen y terminen diciendo que 10×1 es 11.

Claro que pensando en ganar la Copa y asegurar el cupo a Libertadores, la reflexión sería ¿para qué? El técnico que llegue no podrá cambiar el 80% de la nómina, quizás uno de los requisitos para dar la pelea en el evento internacional. Esa es otra discusión para tratar.

El lema en las directivas parece ser, esperemos a ver qué pasa.

 

Foto tomada de Google

Comparte esta información

Deja un comentario