Once Caldas 2 – 2 Atlético Nacional: El verde rescata el empate y la final sigue abierta.

En el Estadio Palogrande de Manizales, Atlético Nacional rescata un empate que deja la serie abierta para el partido de vuelta en el Estadio Atanasio Girardot el próximo jueves 1 de noviembre a las 7:00 pm. En una noche de dobletes, 2 de Eder Steer por el local y 2 de Aldo Leao el ídolo verde que con los dos goles anotados llega a 24 en 202 compromisos jugados con la camiseta de Atlético Nacional. Esta vez vimos un partido entretenido, Nacional muestra aspectos muy positivos teniendo en cuenta que hay jugadores que sostienen un buen nivel y otros que empiezan a reencontrar su nivel de juego como lo son Gonzalo Castellani y Aldo Leao solo por mencionar algunos; algo está claro y es que sigue sin ser solvente el modelo de juego verde, sigue notándose la falta de un líder en la línea, el arriero sigue sin generar en esa voz guía a sus jugadores. Y es que en este partido se me vino a la cabeza un símil, este Nacional es como un reloj, el cual está hecho con componentes muy buenos, de gran calidad, otros normales que tal vez no son las mejores pero cumplen su función y otros genéricos que pueden ser prescindibles; todos estos elementos juntos pueden cumplir con la función de marcar la hora con precisión siempre y cuando haya un elemento capaz de alinear a los demás para que no hayan fallas, pero en este reloj, esta pieza no cumple del todo esta función; eso pasa en Nacional, hay jugadores muy buenos, jugadores normales y jugadores en un nivel muy bajo, los cuáles con un técnico líder por naturaleza que los potencie y motive alcanzaran un alto rendimiento, un fútbol exquisito y que guste al hincha.

El próximo jueves en el Atanasio Girardot Atlético Nacional tiene una gran obligación, jugará ante su hinchada la tercera final del año y cómo esperemos que como popularmente se dice: ´´la tercera sea la vencida´´ el hincha verde está escéptico, pero eso sí, nunca sin fe, la situación actual no es cómoda ni para la dirigencia ni para jugadores e hinchada, todo empezó con la salida de Jorge Almirón por su regular nivel de juego, seguido a esto el manejo errático que ha tenido la dirigencia con su reemplazo y sumado a esto la salida polémica del goleador Dayro Moreno y el temor de un camerino roto. Es esta final la oportunidad perfecta para Nacional salir por un momento de ese río turbulento en el que se encuentra y fundirse en un profundo abrazo con su hinchada celebrando un título más, así que todos el próximo jueves a llenar el Atanasio y a alentar hasta el último minuto.

Comparte esta información

Deja un comentario