Solo un 20 % de los extranjeros han rendido en Atlético Nacional

Imagen insertada por lavitrina.co – Tomada de futbolred.com

Desde que Atlético Nacional en el año 2004 decidió volver a contratar jugadores extranjeros, el sinsabor siembre ha existido entre la hinchada, algunos contados han sido dulces y un gran porcentaje, amargos, muy amargos. En su gran mayoría, llegaron siendo extraños para el mercado local, salvo el ecuatoriano Ivan Hurtado, quien llegó siendo mundialista.

Año 2004 (2 contrataciones 2 aciertos)
Jorge “El zurdo” Rojas: Fue La primera contratación, y dejó una gran imagen, sus centros siempre fueron medidos. Jugó como lateral izquierdo.
Hugo Morales: Volante 10, de buen pie, con sacrificio, tiro libre y pase gol.

Año 2005
Leonardo Fernández: Arquero de la selección de Bolivia, terminó perdiendo la titular con Andrés Saldarriaga.

Año 2006
Luciano Vera: Central paraguayo, de más bajas que altas.
José Manuel Rey: Central venezolano, de gran proyección en su selección pero nunca se pudo consolidar en el plantel.
Adriano Da Silva: Fue figura en un mundial juvenil, balón de oro y demás, pero cuando lo trajo el equipo venía inactivo y cumplía en Brasil funciones directivas, si jugó dos partidos fue mucho. Fracaso y penal total.
Sergio Galván Rey: Fue contratado para marcar goles y cumplió con creces. De los jugadores más honrados que ha tenido el club, jamás negó una gota de sudor.

Año 2007

Ivan Hurtado: Central ecuatoriano y figura con su selección quien clasificó por primera vez a un mundial en el 2006. Aunque llegó al final de su etapa profesional, cumplió y fue bicampeón.
Fernando Martel: Media Punta chileno, fue campeón con el equipo, anotó uno que otro gol, pero a la larga no marcó mucho la diferencia. Pero se podría decir, aceptable.

Año 2008
“Pacho” Arrué: chileno. Llegó como ese volante 10 que se necesitaba y terminó siendo uno de los peores extranjeros que hayan pasado por el plantel.
Carlos Villagra: Delantero, en Pasto había sido figura con Quintabani, pero en Nacional nunca se pudo acomodar y pasó en silencio.
Marcelo Ramos: Delantero brasileño, llegó por recomendación de Victor Aristizabal con quien hizo dupla en Brasil siendo figuras. Mostró por chispazos su clase, pero el fracaso en la Libertadores de ese año, apuró su salida.

Año 2009
Juan Carlos Mariño: Volante creativo, llegó con un gran cartel de la liga y selección peruana, pero su fútbol jamás se vio.
Baiano: Lateral brasileño, al final no parecía ni lateral y menos brasileño.

Año 2010:
Marcos Mondaini: Delantero argentino, llegó sin ritmo y nunca lo pudo retomar.
Sergio Damián Santín: No fue ni el 1% de lo que fue su padre.
Ezequiel Maggiolo: Delantero argentino, de mucha potencia, pudo ser figura pero llegó en un mal año.
Gastón Pezzuti: El arquero argentino terminó siendo figura e ídolo de la Institución.
Franco Armani: No requiere explicación. Simplemente Franco Armani.

Año 2011
Román Torres: Central de mucha fortaleza pero se la pasó más en convocatorias con su selección panameña que jugando con el plantel.

Año 2012
Cristian Tula: Central argentino, figura en su país pero no en la liga colombiana. Unas de cal y otras de arena.
Johan Fano: El delantero peruano no pudo demostrar en Nacional lo hecho en Once Caldas. Su rendimiento fue muy bajo.

Año 2014
Alejandro Guerra: el venezolano llegó sin cartel y se demoró en consolidarse, más que por su clase, por las rotaciones de Juan Carlos Osorio, pero con Rueda explotó todo su potencial.

Del 2015 al hoy…
Monetti: Llegó con el gran peso de remplazar a Armani y no pudo. Es un buen arquero pero en Colombia hay mejores.
Braghieri: Un central fuerte y de categoría, pero lento y con pocas variables a parte de la fuerza.
Pablo Zeballos: Un volante 10 que nunca creó en el medio campo.
Pablo Velázquez: Delantero paraguayo de un pobre nivel.
Castellani: Le costó al principio porque se pensó que era un 10 y es más mixto.
Delgado: Mostró cosas interesantes, pero Almirón le quito luego la confianza y se fue en silencio.
Lucena: llegó, no tuvo minutos para demostrar su juego y hoy está lesionado.
Roderk Miller: El central panameño jamás pudo consolidarse en la defensa y nunca fue solución desde la suplencia.
Rescaldani: El delantero argentino anotó dos goles en su debut y nada más.
Oscar Franco: Delantero paraguayo que ni fu ni fa.
Mariano Vázquez: Volante de creación argentino que en fortaleza tuvo buen rendimiento pero en Nacional, cero.
Gorka Elustondo: A Lillo le fue mal y por ende a él también, aunque nunca se supo si era bueno o malo, mostró algunas cosas interesantes pero no descrestó para venir de la Liga BBVA.

En total, han sido 35 contrataciones en 14 años. Solo Morales, Rojas, Galván Rey, Hurtado, Armani, Guerra y Pezzuti, lograron demostrar el porqué de sus contrataciones , 7 de 35 es una bajo porcentaje.
Hoy se da como un hecho la llegada del uruguayo Pablo Cepellini, volante de creación y quien en Danubio no fue protagonista en su última etapa. Habrá que esperar y verlo jugar para saber en cuál bolsa hay que meterlo, por el bien del club ojalá sea en los exitosos.

Comparte esta información

Deja un comentario